foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
Bienvenidos a Green Tour Magazine


Edición N° 2

Arroyo Mburicao

Leer mas

Edición N° 8

Energía renovable

Leer mas

Edición N° 7

Expo Green IV Edición

Leer mas

Edición N° 6

Guacamayos

Leer mas

LAGO YPACARAÍ.

Recomiendan evitar contacto con aguas del Lago Ypacaraí » Ñanduti

El Lago Ypacaraí se localiza entre los paralelos -25.230654° y -25.371405°, y los meridianos -57.275903° y -57.382970°. Se sitúa en el margen izquierdo del centro-Sur de la Región Oriental aproximadamente a 42 km por carretera al Este de la ciudad de Asunción. Se dispone alineado al valle del mismo nombre con sentido NO-SE, flanqueado por la cordillera de los Altos al Este y las elevaciones del Bloque Asunción al Oeste Este lago presenta una geometría de forma casi triangular-rectangular; es sinuosa en su segmento oriental, en cuyo centro se establece la ciudad de San Bernardino, y recto en su margen occidental, donde se asienta la localidad de Areguá, muy al norte del mencionado eje  (Ocupa un área aproximada de 62 km2 , la cual es de carácter endorreico, por su desconexión con el entorno marino. Su profundidad máxima es de 2.81 metros (Ritterbusch, 1988). El recipiente se profundiza en los arrimos de su cabecera norte, y se hace más somera hacia el sur-este donde convergen sus ejes laterales en la zona de la ciudad de Ypacaraí. El Río Salado nace en la cabecera norte de este lago y fluye acompañando el sentido preferencial del valle y del lago, hasta su desembocadura en el Río Paraguay. Este río es el emisario principal del lago.

Los lagos son elementos morfológicos temporales, efímeros y transitorios en los paisajes. Estos cuerpos de agua son de corta duración en el tiempo geológico, y los de mayor antigüedad pertenecen a los del tipo tectónico. Ciertamente el Lago Ypacaraí se encuentra en una zona profundamente afectada por tectonismo en varios episodios en un escenario de rift continental (Proyecto PAR, 1986). En ese orden, el lago se sitúa en el valle homónimo, originado por subsidencia, distensión y obliteración selectiva), cuyo inicio es considerado como del Jurásico tardío.

El Lago Ypacaraí es consecuencia de acumulación de aguas de los afluentes y de lluvias a lo largo de millones de años, que también fueron aprisionados en la depresión topográfica principal del valle. Así mismo, se adecua a las características de represamiento de acuerdo a su morfología. Tampoco es descartable esta hipótesis. Félix de Azara (1850) explicó el origen del Lago Ypacaraí de la siguiente manera: “El famoso lago de los Xarayes (actualmente conocido como el Pantanal) está formado por el concurso de todas las aguas producidas por las lluvias abundantes durante los meses de noviembre, diciembre, enero y febrero de las provincias de Chiquitos y en todas las montañas cuyas aguas contribuyen a formar el gran río del Paraguay por el lado de su nacimiento. En efecto, este río, no pudiendo contener todas estas aguas en su lecho, las extiende a un lado y a otro, porque el país es horizontal, el lago sigue la misma regla en su extensión (...) Algunos antiguos creyeron que el lago era la fuente del río del Paraguay, y es precisamente lo contrario. Otros lagos del Paraguay son de la misma naturaleza que el Xarayes, tales como el Aguaracaty, la laguna Ipoa, el de Mandihá y el de Ipacarary”…

Alfred Demersay, 1860: Este autor argumentó que,.. “en tiempos prehistóricos, a causa de una creciente extraordinaria, el Río Paraguay pudo haber vertido sus aguas en el valle. Pero, para que se haya formado una tal acumulación, permanente de agua, netamente circunscripta, de un nivel casi invariable y que presenta todas las condiciones de un verdadero lago, es necesario que existan causas cósmicas, cuya acción pujante se haya producido simultáneamente con otros fenómenos geológicos”…

EN RELACIÓN AL NOMBRE  DE  LAGO YPACARAÍ.

En los registros históricos, podemos ver que la denominación primigenia que recibía el lago, era de Laguna Tapaycuá , hoy Ypacaraí ( Lago Consagrado)  ya figuraba en las documentaciones  del Siglo XVI. - Actas Capitulares.   Fue conocida con este nombre hasta el S XVII  y luego pasó a conocerse como el Lago Areguá.  Recién en 1788, con las nuevas demarcaciones parroquiales (papeles que  constan en el Archivo  del Arzobispado de Asunción), se lee por primera vez la denominación de Lago Ypacaraí , durante varios años fue llamado como Lago Tapaycuá, luego Lago Areguá hasta que definitivamente en el modernismo quedó la denominación de Lago Ypacaraí.  Y así su primigenio nombre fue archivado.

Bajo el gobierno de Don Carlos A. López se había publicado en el Semanario de Avisos la intención que se tenía de utilizar el lago como un medio de comunicación fluvial entre los pueblos de distritos vecinos, proyecto que no pudo realizarse debido a la muerte del Presidente.

En la época de Francisco Solano López, junto con su compañera Elisa Lynch mandaron  a construir para su residencia junto al Yvytypané, frente a la estación de Itaguá, conocida como Patiño. El Presidente tenía una visión del lugar como lugar de esparcimiento.

 En plena Guerra de la Triple Alianza tomar el control ferroviario era uno de los objetivos militares de los aliados,  en 1869, cuando consiguieron el objetivo, llevaron una lancha a vapor hasta Areguá y la pusieron en el lago para control y luego para  explorar el Salado.

 

LA LEYENDA: Ypacaraí palabra que significa agua bendecida o lago bendecido. En un valle del arroyo Pirayú, al pie del cerro Yvytypané hoy cerro Patiño había una fuente de pozo llamado Tapaikua. En cercanías de la fuente tenía su choza un cacique guaraní, del mismo nombre que su táva. Los poblares de la zona utilizaban el ykua para surtirse del vital líquido, pero un día se vieron sorprendidos por un fenómeno natural-religioso. El motivo: habían pecado y caído en corrupción. Otra de las versiones es que uno de los indígenas negó el agua a otro. Lo cierto es que uno de estos hechos desató la ira de los dioses. Se sacudió la tierra en toda la extensión del valle y de los cerros vecinos, y de la fuente brotó el agua de una manera impresionante. Rápidamente fue cubriendo la zona, en especial las aldeas Tapaikua y Arekaja. Alarmados por la situación y viendo que el agua no se detenía, los desesperados pobladores buscaron ayuda religiosa. Llamaron en forma urgente al apóstol evangelizador franciscano Fray Luis Bolaños, que en ese entonces se encontraba en una población cercana, aparentemente en Yaguarón. Inmediatamente se trasladó hasta el lugar. La leyenda señala que el mencionado representante de Dios fue a una altura (podría ser la de Areguá), invocó a Dios y con una cruz y un libro en las manos (sería la Biblia) bendijo las aguas, que inmediatamente se calmaron y retrocedieron en parte. Desde aquel entonces el lago formado lleva por nombre Ypacarai, al tiempo de indicar que esos sucesos se habían registrado en 1603.

 

 

SU CÉLEBRE CANCIÓN

  Recuerdos de Ypacaraí, Vuelve para siempre mi amor te llama Kuñataí

Demetrio Ortiz.

Él estaba hospedado en un hotel, ya que estaba contratado por un club local para varias presentaciones. Una tarde, cuando el sol iba ya arqueándose con sus últimas luces hacia el lado de Areguá, pasó una joven frente al lugar donde él estaba. El encanto que transmitían su belleza y su andar le movieron a Demetrio a saludarla. Ella respondió, girando sobre sus hombros, con una sonrisa. La siguió para conocer su casa, tal vez pensando ya en alguna serenata. Al rato, ella salió de nuevo. Conversaron. Y caminaron juntos varias cuadras. Hablando, el músico y compositor se enteró que en la presentación de la noche anterior la dama le había escuchado. "Ella también amaba la música y el canto y allí no más me lo demostró cuando se puso a entonar, con una dulce voz, viejas y típicas canciones en guarani", cuenta Demetrio Ortiz en su libro de memorias (1).

Palabra a palabra, el amor fue naciendo en aquel hombre destinado a recorrer caminos, junto a la música. Al despedirse, acordaron volver a verse en Asunción. La revolución de 1947, que llegó poco tiempo después del encuentro, sin embargo, truncó la historia iniciada.

 

TURISMO

El lago Ypacaraí es un destino recurrente en los circuitos turísticos del Paraguay, ya sea para compatriotas residentes en el país y extranjeros de visita por nuestras tierras.

Es un lugar verdaderamente impactante y de una belleza natural destacable. Es una zona de amplia fauna y flora, aún persistente y tenaz ante los embates de la modernidad tecnológica y el poco cuidado que se le da al lugar en muchos sentidos.

El atractivo turístico con que cuenta el lugar podría ser aún explotado de una forma mucho más efectiva y global.  La reactivación del proyecto del Tren del Lago es un camino interesante para un futuro próximo. El recorrido sería de aspecto histórico cultural, teniendo en cuenta que las locomotoras de época de López con que contamos pueden ser rehabilitadas sin problemas. Es una de las pocas locomotoras de época de Sudamérica, y es un aliciente para muchos extranjeros interesados en aspectos históricos resaltantes.

El atractivo para la temporada de verano es un clásico de siempre. Es el punto de encuentro de las personas que quieren vacacionar unos días o semanas. Todo eso conlleva también una polución que es un aspecto un tanto negativo del lugar, la falta de educación de la gente hace que muchas veces esté sucio y deslucido por la basura y la contaminación. Es destacable que en los últimos tiempos, por la merma considerable del movimiento interno de personas, por razones de la cuarentena impuesta por motivos de la pandemia de gripe, ellugar se encuentra mucho más limpio y las aguas están cristalinas y transparentes. Al parecer el lago de Ypacaraí volvió a tornarse azul así como canta la famosa guarania inmortalizada en letra y música.

Por: Noelia Quintana Villasboa.

Historiadora.

 Magister en Planificación y Conducción Estratégica Nacional, por el Instituto de Altos Estudios Estratégicos.
Lic. en Historia.
Especialista en Educación Superior y en Metodología de la Investigación Científica por la Universidad Nacional de Asunción. Posee varios Diplomados, destacando entre ellos Historia de la Filosofía por la Universidad Kapodistríaca de Atenas (2012).
Curso en diseños de Políticas Públicas de Defensa y Seguridad por la Universidad Nacional de Defensa de EEUU. Centro William J. Perry.
Asesora internacional del Security College de EEUU.

 

 

 

 

Fuentes: Actas Capitulares del Cabildo de Asunción.

Mario Álvarez. Las voces de las memorias. Tomo III.

 Web: www.mades.gov.py