foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
Bienvenidos a Green Tour Magazine


Edición N° 17

Embajadas Verdes: U.E construirá sede con arquitectura sustentable

Leer mas

Edición N° 16

Los defensores del Chaco

Leer mas

Edición N° 15

"Askarel: El enemigo silencioso"

Leer mas

Edición N° 13

Educación ambiental

Leer mas

Navidad sostenible concientiza a la ciudad de Isla Pucú

 

En la ciudad Isla Pucú departamento de Cordillera, instalaron el tradicional pesebre hecho de botellas plásticas. También fue anunciado que la premiación de la competencia de arreglos navideños hechos con materiales reciclados será este viernes 21 de diciembre.

Este año la Municipalidad lanzo una campaña de concientización sobre la importancia de reutilizar los desechos que tardan varios años en degradarse y convertirlo en un atractivo turístico.

”La novedad de este año es que lanzaron esta interesante y sana competencia abierta para todos los barrios de la ciudad. Muy grande fue la sorpresa que se llevaron cuando se enteramos que más de 17 barrios ya se habían sumado a este hermoso proyecto presentando sus pesebres correspondientes”

De esta forma el viernes 21, a las 19:00, realizarán la premiación y recorrido por los barrios que participan en esta campaña.

Diego Martín Diarte Añazco, artista encargado de dirigir la obra explicó que anualmente va creciendo el nacimiento de botellas plásticas recicladas y que a su vez se posiciona como único en su tipo en el Paraguay.

 “La iniciativa de realizar el pesebre gigante surgió en el año 2016 con las imágenes del ángel, San José, la Virgen María y el Niño Jesús; el año pasado decidieron aumentar el pesebre con las imágenes de los tres Reyes Magos y en este tercer año fueron incluidas la imagen del pastor con las tres ovejas”

Unas 5000 botellas componen todo el nacimiento, que está sujeta bajo estructuras de metal con una altura de 3 metros y 2 metros de diámetro, refiriéndose al enorme pesebre que se encuentra en la entrada misma de la ciudad.

Ejecutivo difunde ampliación de la Ley de Deforestación Cero para la Región Oriental del Paraguay

La Ley N° 6.256 “Que prohíbe las actividades de transformación y conversión de superficies con cobertura de bosques en la Región Oriental”, fue promulgada para seguir vigente por un periodo de dos años más. Regirá hasta el 2020, según Decreto del Poder Ejecutivo.

El origen de esta ley se sostuvo en la necesidad de proteger, recuperar y mejorar el bosque nativo de la Región Oriental, que fue intervenido por la acción humana sin el control adecuado, creando una degradación extrema de los fundamentales recursos forestales, hídricos y en la biodiversidad. En un contexto que impulsa el desarrollo sostenible, el objetivo de implementación de esta ley fue, desde diciembre del 2004, cuidar el bosque para que cumpla con sus funciones ambientales, sociales y económicas.

Esta ley fue impulsada con el objetivo urgente de precautelar los últimos remanentes boscosos de la ecorregión del Bosque Atlántico del Alto Paraná, que Paraguay comparte con Brasil y Argentina, y que fue altamente degradada en los 3 países, muy especialmente en Brasil y Paraguay. Esta pausa permite que el ecosistema pueda regenerarse y restaurarse por sus propios medios, mediante el mantenimiento de los bosques que quedan, y con los proyectos apoyados por el gobierno central, los gobiernos locales, las comunidades y programas en esa región que gestionan organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y otras instancias comprometidas con el medio ambiente.

La Ley entra en vigencia a partir de su publicación – el 14 de diciembre de 2018, según la Gaceta oficial. En ella se prohíbe la realización de actividades de transformación o conversión de superficies con cobertura de bosques a superficies destinadas al aprovechamiento agropecuario en cualquiera de sus modalidades, a actividades industriales; o a superficies destinadas a asentamientos humanos. Tampoco están permitidas actividades como la producción, transporte y comercialización de madera, leña, carbón y cualquier subproducto forestal originado del desmonte no autorizado.

Cualquier tipo de actividad prohibida en el marco legal vigente será pasible de sanciones administrativas y, según cada caso, de penas privativas de libertad. Estas pueden ir de tres a ocho años de cárcel. Las condenas se aplicarán sin perjuicio de la obligación de recomponer e indemnizar el daño ambiental causado.

El Bosque Atlántico del Alto Paraná es uno de los 200 ecosistemas más importantes del mundo en términos biodiversidad, ya que en él conviven valiosas especies de fauna y flora que componen esta ecorregión y que la hacen tan única y vulnerable. Hay que enfatizar que, pese a su relevancia como región, solamente el 12% del ecosistema original sigue presente en Paraguay.

Otra ley vigente y de gran importancia para la conservación de los bosques es la Ley 3001, “De Pagos por Servicios Ambientales”.  Esta ley fue promulgada para dar incentivos y pagar a los dueños de bosques que proveen de servicios ambientales a la comunidad, como ser: la protección del aire, del suelo, del agua, de la biodiversidad, las culturas ancestrales. Los bosques, además, regulan el régimen de las lluvias, siendo uno de los elementos climáticos más importantes para la economía del país.

INFONA desarrolla trabajos coordinados para mitigar impacto ambiental en Mauricio J. Troche

Dentro del marco de apoyo interinstitucional, el Instituto Forestal Nacional, la Municipalidad de Mauricio J. Troche, Petropar - Petróleos Paraguayos y la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la UNVES Sitio Oficial, vienen trabajando para instalar una cortina rompe viento con la especie Corymbia Torreliana en torno a la laguna de la planta de tratamiento de residuos industriales de PETROPAR con el fin de mitigar el impacto ambiental dentro del área, como así también la plantación de especies forestales nativas como Lapacho amarillo y rosado, para hermoseamiento del acceso a la ciudad de Mauricio J. Troche y la plaza adyacente a la planta de tratamiento.

 

Sobre la intención de llamar a un concurso de Proyectos Sostenibles

 

 

Convocar a un concurso de construcción sostenible responde a la idea de promover este tipo de edificación en el Paraguay y ha sido otro paso dado para avanzar como país en esa dirección.

 

De inicio era necesario disponer de una normativa que promueva un ajuste en la mira de los colegas, tanto productores industriales, comerciantes y profesionales del ámbito de la construcción, para avanzar hacia esto que hoy es visto como un paso necesario para la sostenibilidad del planeta y asegurar la calidad de vida de los conciudadanos.

 

Promover la existencia de Normas Paraguayas de Construcción Sostenible fue una de las tareas encaradas por el Consejo a partir de un acuerdo con el INTN y contado para ello con el apoyo de muchos colegas técnicos y profesionales del sector Público, Privado empresarial y de las Universidades, que trabajando en el área de la construcción se sumaron al proceso de generación de las mismas.

 

Acercar esta normativa a la práctica es hoy una vía que se ha abierto gracias a la disposición de la Municipalidad de Asunción, de promover y dar incentivos a este tipo de construcción a través de la ordenanza 128/2017. Esperamos que dicha iniciativa ayude a expandir el uso de la normativa a otros municipios del país.

 

La ordenanza plantea como objetivo:

“establecer lineamientos para incentivar la aplicación de la Norma Paraguaya de Construcción Sostenible, fijando parámetros generales para otorgar beneficios económicos e incentivos financieros u otro tipo de estímulos que puedan ser creados para fomentar la Construcción Sostenible en el territorio Paraguayo”

 

En el sitio del Consejo, en la red, se puede acceder a la ordenanza citada, así como al reglamento de participación del Programa de Incentivos Municipales a la Construcción Sostenible.

 

 

Sobre la participación en el Concurso

 

Aun cuando un número importante de personas se anotaron para el Concurso, finalmente fueron entregados cuatro proyectos, que son los que fueron juzgados y cuyos resultados son hoy presentados:

 

El jurado fue integrado por el Arq. Mario Vaccheta en representación del Ministerio de Urbanismo Vivienda y Habitat, la Arq. Stella Maris Romero, representante de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte de la Universidad Nacional de Asunción, Arq. María Gloria Melián, representante de la Facultad de Ciencias y Tecnología de la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción, el Dr.Arq. Silvio Ríos en representación del Colegio de Arquitectos del Paraguay, la Ing. Gabriela Mesquita presidente del Consejo Paraguayo de Construcción Sostenible y el Arq. Martín Jasper experto CIM y colaborador del Consejo Paraguayo de Construcción sostenible.

También se contó con el apoyo técnico del equipo del Consejo integrado por la Ing. Fátima Zárate y la Arq. Alejandra Escauriza.

 

 

Opinión del Jurado

 

Podría decirse que inicialmente llamó la atención de los jurados, que un concurso sobre un tema que despierta creciente interés y con un premio en efectivo tuviera una participación de solo cuatro equipos de trabajo. Luego de la deliberación, se llegó a la conclusión de que encarar la búsqueda de información y toma de decisiones requeridas para dar respuesta a las exigencias de las normas, es una tarea compleja para quienes aún no han hecho la práctica en forma previa.  

 

Requiere reunir desde la fase previa a la concreción del proyecto toda la información referida al mismo y procesarla. Va más allá del proyecto arquitectónico en sí. En un Concurso de Proyectos de Arquitectura, el proyecto representa probablemente el 95% de las tareas a encarar.  Las memorias representan una tarea complementaria para explicar aspectos que no se “leen” fácilmente en el proyecto y normalmente expresan algunos criterios asumidos por los proyectistas.   

 

En el caso que nos convoca, no se trata de juzgar un proyecto de arquitectura en relación a sus cualidades espaciales y su respuesta a las condiciones que propone el entorno y el cliente, sino más bien adoptar una postura crítica de análisis acerca de cómo el proyecto responde a los condicionantes que las normativas citadas proponen, donde al aspecto arquitectónico se suman otras variables relacionadas a las ingenierías y al ambiente como tal. Es así que, quien supone haber realizado un proyecto sostenible, debe ponerlo a prueba en distintos campos y luego observar la forma en que se ha logrado posicionar el proyecto frente a las propuestas de la norma. En los casos de proyectos que buscan la reducción de impuestos y tasas, el ahorro podrá ser considerable, pero más aún la satisfacción de saber que la obra así encarada aporta no solo a los propietarios, sino que también, al bien común.

 

Desarrollar proyectos de arquitectura sostenibles conduce a las siguientes posibilidades. Por una parte, la certeza de que el proyecto al considerar la normativa, deja la mínima huella posible y se acerca a lo que la esta dispone. Por otra parte, surgen a partir de la norma varios aspectos no contemplados hoy en el proyecto y donde a futuro, con mayor información y decisiones relacionadas a elecciones y costos, permitirán también agregar otros rubros hoy no contemplados. Con ello dichos proyectos se aproximarían a un alto nivel de sostenibilidad.

 

Resumiendo, en este primer concurso, cuatro equipos intentaron dar respuesta a un listado amplio de variables, tomando como propuesta, algunos aspectos con los que usualmente dialogan. Los jurados reconocen el esfuerzo realizado por parte de los participantes para cumplir con los requisitos y valoran el hecho de la realización de este primer concurso.

 

 

Acerca de cada Proyecto PRIMER PUESTO

 

 

En el caso del Participante 2 el proyecto, aunque de menor envergadura que el anteriormente citado, ha dado respuesta de forma adecuada a varias de las preguntas que el equipo proyectista debe contestar por medio de sus memorias.

 

Desde el punto de vista del sitio, el norte ha sido indicado; aunque para asombro del jurado, se decidió en este caso abrir dos ventanas de un ambiente de estar o comedor en dirección al Oeste, incluyendo si, un sistema de pergolado, que en algún momento habrá de tener protección de alguna planta trepadora. Los proyectistas buscaron paliar esa circunstancia recurriendo a vidrios triples, de doble espacio con el gas argón en su interior, lo cual se estima como una solución parche y costosa, dado que teniendo otras posibilidades de diseño se optó por una muy poco adecuada. Esa decisión va a representar costos de uso de equipos de climatización.

 

El proyecto aclara datos sobre mediciones de áreas de espacios verdes, permeables y otros impermeables, acumula agua de lluvia en un tanque subterráneo, que abastece el riego y el agua de las cisternas de los servicios higiénicos. A nivel de techo crea una superficie verde, que suma a las demás en el patio y las superficies de techo restantes utilizan techos de doble chapa con aislación térmica y con pintura blanca como terminación, aprovechando sus cualidades reflectivas ante la radiación solar directa.

 

A nivel de uso de agua, recurre a aireadores para reducir el porcentaje de uso en canillas y ducha y se prevé una cisterna de bajo consumo de agua.

 

Se recurre asimismo a aditivos para el cemento, en este caso un deshumidificante para revoques cementicios, como tratamiento preventivo para evitar la aparición de manchas de humedad.